Historia 7: El Fuerte de San Cristóbal (Navarra) (IV): Encontramos otro laredano muerto en San Cristóbal

Al tomar contacto con Carlos, nieto de Ramón Lirón Ortiz fallecido en San Cristóbal y enterrado en el cementerio de las Botellas (historia 4 de esta publicación), además de su testimonio nos facilitó interesante documentación sobre su abuelo y publicaciones sobre la presión y el cementerio.

 Entre el material que nos facilitó había un interesante libro

El Fuerte de San Cristóbal en la memoria: de prisión a sanatorio penitenciario: El cementerio de las botellas (Ganbara), mayo 2014

Al repasar las listas encontradas de los enterrados en el cementerio a una compañera le llamaron la atención unos apellidos que bien podían ser de Laredo. Contrastados los mismos con la llamada a quintas de 1919 se confirma: otro de los enterrados en el Cementerio de Las Botellas y recogido como natural de Santander es en realidad nacido en Laredo.

Encontramos el enlace  Fuerte San Cristóbal – Txinparta,  Blog para el seguimiento de las diversas actividades relacionadas con la Recuperación de la Memoria Histórica de los presos del Fuerte de San Cristóbal de Pamplona entre los años 1934-1945, con este comentario:

Pequeño Homenaje a mi Abuelo muerto en las cárceles de Franco

A MI ABUELO JOSE BRINGAS SECADES (Ya estás aquí)

Escribo estas líneas en homenaje a mi abuelo, al que no conocí nació en Laredo de Familia de pescadores poco después la Familia se traslado a vivir a Santander, se caso con Socorro Teja Solana tuvieron tres hijos  Faustino (mi padre) Prudencia y Maximina, vivieron en el Rio de la Pila.

Vivian como cualquier familia con mi abuela vendiendo pescado con su puesto Nº 1 en la Plaza de Atarazanas, el dedicándose con su pequeño barco fondeado en puerto Chico a la pesca.

Pero llego la maldita guerra civil él era afiliado a la CNT  y por mor de la envidia y de las malas artes un vecino le denuncio sin pruebas y faltando a la verdad (a si lo reconoció en el lecho de muerte) de haber estado en el barco prisión Alfonso Xll atracado en el muelle, y de haber participado en el asesinato de los presos.

Mi abuelo huyo por miedo a las represalias en su Barco a Inglaterra en la que se quedo un tiempo pero él no estar con sus hijos y su mujer no lo resistía, aconsejado por algunos familiares asegurándole que si volvía no le pasaría nada, tomo la decisión de  volver a Santander.

Grave error a los 15 días de volver le detuvieron llevándole a la prisión Provincial desde donde le trasladaron a La Coruña donde en un juicio rápido y como juez instructor un sargento de la Marina a la pena de 40 años por alzamiento a la rebelión   de allí creemos que le enviaron a la presa de Liaño en León, mas tarde le trasladaron a la prisión de San Cristóbal en Pamplona donde falleció.

En mi casa mi padre nunca se hablo de este tema, yo nunca lo entendí pero con el paso del tiempo lo llegue a comprender era por el miedo que tenia,  a hablar del asunto y por las posibles represalias.

Con el paso del tiempo inicie una investigación por toda España sobre el paradero del cuerpo de mi abuelo después de mandar cartas al Ejercito a todos los archivos de España sin ninguna contestación positiva, pero un buen día leyendo en el diario Publico se informaba apareciendo el nombre de mi abuelo, que habían aparecido unas fosas en el cementerio del  fuerte San Cristóbal en Pamplona  que se llamaba el cementerio de las botellas por que el nombre de los muertos se metían en las botellas, este descubrimiento lo realizo la asociación para la memoria histórica   TXINPARTA  de Pamplona de la cual estaré agradecido de por vida y sobre todo a Koldo Pla con el que me puse contacto a través de correo electrónico para pedirle información el cual al cabo de 3 años un buen día me llamo para decirme que se iban a exhumar los cadáveres yo le dije que de momento no queríamos hacer la exhumación y que nos conformábamos con que se le pusiera su nombre en alguna placa lo cual se hizo en el Parque a la memoria Histórica en el pueblo de Navarra que se llama Sartaguda.

Hasta que en el mes de Noviembre del 2010 se puso en contacto con nosotros para comunicarnos que gracias a la ley de la memoria histórica se iban a exhumar  y a cotejar con el ADN los restos de mi abuelo.

Al cual la familia  por fin al cabo de 67 años hemos dado sepultura junto con mi abuela en el huesero del Cementerio de Ciriego el pasado día 19 de Enero del 2011 acompañado de nietos  bisnieto y primos.

José Bringas Vega y Familia.

Desde aquí quiero dar las gracias a mi prima Guadalupe Meñaca Bringas  por su gran colaboración sin ella no se podría haber hecho este traslado.

Hemos logrado conectar con José Bringas Vega, que ya es un colaborador de Represión y Exilio y hemos compartido la información que cada uno tenemos al respecto:

  • Él nos ha facilitado el Certificado de Nacimiento que confirma que su abuelo nació en Laredo en 1900 y nos ha ratificado que fue trasladado con su familia a vivir a Santander siendo un adolescente.
  • Nosotros hemos encontrado el Certificado de Defunción que recoge un dato erróneo sobre su naturaleza, atribuida a Santander, origen de este pequeño error.

Estamos a la espera de encontrar expedientes carcelarios que nos permitan conocer más datos sobre esta “nueva” víctima de la represión de nuestra localidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s