El Fuerte de San Cristóbal (Navarra) (II): “El Cementerio de las Botellas”

Entre el 1 de enero de 1937 y el 6 de julio de 1945, fecha del cierre como penal, consta la muerte de 305 presos, por motivos variados, predominando la “desnutrición” y los “paros cardíacos”. Muchas de ellas estaban relacionadas con la tuberculosis, ya que era centro receptor de otras cárceles con presos convalecientes por esta enfermedad como “Sanatorio Penitenciario”. En el listado, hay 25 en los que figura “traumatismo” como causa de la muerte pero la causa real fue fusilamiento. El 1 de noviembre de 1936 fueron ajusticiados 21 de ellos y los otros cuatro el 17 de noviembre del mismo año. La mayor mortalidad se dio en los años 1941 con 51 personas y 1942 con 61.
Aunque aún no hay constatación, todo apunta a que en esta prisión también se produjeron sacas al inicio de la guerra, como la del 1 de noviembre de 1936, en la cual hubieran muerto 21 reos por “traumatismo”.
A todo lo anterior hay que añadir los 206 muertos en relación con la fuga del fuerte en el año 1938.
Datos recogidos en la entrada “El Fuerte de San Cristobal (I)”

 

Al principio, los presos son enterrados en fosas comunes en cementerios de los pequeños pueblos de la zona, pero los alcaldes protestaron porque ya no quedaba sitio para sus muertos.
Los militares construyeron un improvisado cementerio en la ladera de la montaña, adosado a la fortaleza.
001-3.jpg
Cuando el penal se convierte en hospital, entre 1.942 y 1.945, hay constancia de la muerte de 131 presos, la mayoría por tuberculosis, que son enterrados en este cementerio, distribuidos en filas de 5. El cementerio se preparó para enterrar a unas 400 personas.
  • … son enterrados en el cementerio del fuerte, pero no hay cruces ni lápidas como es usual
La mayoría de las víctimas están identificadas ya que el capellán del Fuerte sepultaba los cuerpos con una botella entre las piernas en la que introducía los datos personales del fallecido. 
  • Eran enterrados con una botella entre las piernas, que dentro contenía un papel que recogía su nombre y las causas de su condena y muerte. Por esto pasa a ser conocido como “el cementerio de las botellas”.

 

  • Hay botellas de todos las formas y colores.  Hay botellas de medicamentos (la mayoría), de licores y alcoholes (de vino, champán, brandy…), de agua y gaseosas, y otras (leche, aceite de almendras…)  En total 131. No son botellas recuperadas del mar, lanzadas por náufragos con mensajes de SOS en su interior, o textos dirigidos a la amada (o amado) que se encuentra al otro lado del Océano.

 

En Junio de 2007, y promovido por la Sociedad de Ciencias Aranzadi comenzó un prceso de exhumación de los cadáveres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s